02 FEB.

La demanda de casas prefabricadas se dispara NOTICAS EUROCASA


En los últimos años estamos viendo cómo los mercados de consumo varían en muy poco tiempo, y el de las viviendas no es menos. Un claro ejemplo de lo que está sucediendo en el sector de las casas prefabricadas es la empresa burgalesa Eurocasa, dedicada a la producción de viviendas modulares y que desde hace 2 años ve cómo se duplica su facturación año a año, al ritmo que también crece el número de personas que allí trabajan. Han cerrado el 2017 con casi 400 nuevas viviendas vendidas en solo un año y prevén incrementar esta cifra en el año 2018.

En el pasado las casas modulares eran más propias de países como Canadá, Estados Unidos, Suecia o Inglaterra, pero el mercado español cada vez demanda más este tipo de construcciones, tanto para utilizarlo como segunda vivienda como para residencia habitual. España está empezando a romper con los mitos y a darse cuenta de que las casas prefabricadas son tan sólidas y resistentes como las tradicionales de ladrillo y que ofrecen mejorías con respecto a estas últimas.

José Ramón Santamaría, director general del Grupo Eurocasa Modular, señala que “estas viviendas modulares ofrecen muchas ventajas sobre otras construcciones, como por ejemplo la mejora en el aislamiento acústico y térmico, la reducción de costes, la inmediatez y el diseño a medida”.

Ventajas

Las casas de Eurocasa ofrecen un gran beneficio para los usuarios, y es que, gracias a las ventanas de PVC con patente propia y al departamento de I+D+I, los materiales y técnicas con los que se construyen consiguen ser mucho más eficientes energéticamente, hasta llegar a ahorrar más de un 40% en la factura de consumos. Por eso, Eurocasa cuenta con el certificado de calidad ISO 9001 – 2015 acreditada por Aenor. Además, la empresa está comprometida con el medio ambiente y permite instalar en las viviendas sistemas de calefacción que utilizan energías limpias como la aerotermia, las calderas de pellets o las placas solares para viviendas autosuficientes.

Asimismo, gracias a que las casas son modulares se pueden adaptar mucho mejor a las necesidades de los clientes y hacerse con las dimensiones que desee. La distribución del interior también se puede modificar para ajustarse a las peticiones que los compradores deseen realizar. “Buscamos que cada cliente pueda personalizar su casa al máximo, que sea igual a lo que imagina, porque de eso dependerá en gran medida que esté a gusto en su nuevo hogar”, afirma José Ramón Santamaría.

Pero si en Eurocasa pueden presumir de algo es de realizar todo el proceso de fabricación dentro de sus instalaciones. De esta manera consiguen controlar todos los pasos para asegurar la máxima calidad. El trabajo que realizan es tan al detalle que también se encargan de producir todos los muebles de la casa, a elegir entre diferentes opciones, y hasta de confeccionar las cortinas. Después trasladan las casas hasta donde el cliente necesita y las montan y dejan listas para entrar a vivir. Todo para facilitar el trabajo a los clientes y que únicamente tengan que preocuparse de llevar sus pertenencias a su nuevo hogar.

Precios

La pregunta que siempre nos viene a la mente: ¿y eso cuánto cuesta? En líneas generales, el metro cuadrado de una casa prefabricada va a ser más barato que el de una casa de ladrillo, con precios para todos los bolsillos que van desde los 20.000€ hasta los 100.000€. Como Eurocasa conoce la importancia para los clientes de conocer todos los precios, ha creado un configurador dentro de su página web. Esta herramienta permite al usuario diseñar su propia casa a medida, ver todas las construcciones disponibles por dentro con diseños en 3D, elegir muebles, suelos, alicatados y ver cómo quedarían en la casa.  Y, sobre todo, saber cuánto es el presupuesto para esa vivienda, incluyendo el transporte y montaje.